Viagra Cialis Levitra Kamagra

Los científicos podrían haber encontrado una relación genética con la disfunción eréctil

Posturas sexuales

Hay muchas causas de la afección, incluyendo obesidad, tabaquismo y problemas cardiovasculares.

Es probable que esas sigan siendo las razones principales por las que los hombres desarrollan la afección.

Pero los investigadores han pensado durante mucho tiempo que la disfunción eréctil (DE) también podría tener un componente genético.

En otras palabras, algunas personas pueden ser más propensas a desarrollar la disfunción eréctil debido a la genética en lugar de sólo por problemas que se desarrollan más tarde en la vida.

La nueva investigación identificó un lugar específico en el genoma humano que está ligado a un mayor riesgo de disfunción eréctil.

La disfunción eréctil afecta aproximadamente a un tercio de los hombres mayores de 70 años, a una quinta parte de los hombres de 60 años y a una octava parte de los hombres menores de 60 años, aunque algunos estudios han sugerido una prevalencia mucho mayor.

La nueva investigación podría abrir la posibilidad, para algunos pacientes, de un futuro tratamiento dirigido a genes específicos con el fin de reducir el riesgo hereditario de padecer DE.

Que piensan los médicos

El Dr. Irwin Goldstein dijo que ha tratado a pacientes que han sido impotentes desde la infancia y cuyos padres también lo han sido.

«Así que la impotencia genética definitivamente existe», dijo a Healthline Goldstein, director de medicina sexual del Hospital Alvarado de San Diego.

Los médicos que intentan tratar los casos de disfunción eréctil generalmente buscan factores de riesgo como la obesidad, la diabetes, los problemas cardíacos o vasculares, el tabaquismo, el traumatismo físico en el área genital o los problemas psicológicos o de relación.

Estos hallazgos no cambiarán eso, señaló Goldstein.

«Claramente,» dijo, «la genética no será la única causa».

Pero Goldstein, sin embargo, encuentra los nuevos hallazgos emocionantes, porque dan evidencia sólida de lo que ya se había informado.

«Tal vez encuentre a personas obesas, fumadoras de cigarrillos, diabéticas, que comen alimentos malos, pero que aún tienen buenas erecciones, y podría ser que no tengan el problema genético», aseguró Goldstein. «Sin embargo, entonces usted podría tener a alguien que sólo tiene una pequeña cantidad de diabetes pero que tiene el problema genético y está padeciendo un problema».

No obstante, no todos los médicos están convencidos de que la nueva investigación pruebe esa conexión.

El Dr. Daniel Shoskes, urólogo de la Clínica Cleveland, señaló que la investigación se basó en hombres que autoinformaron sobre la disfunción eréctil.

Esta también controló la obesidad como un factor de riesgo no genético, pero dejó fuera otros posibles factores.

«El estudio] no prueba la causalidad ni la cantidad de disfunción eréctil que podría ser genética o adquirida de la naturaleza», aseguró Shoskes a Healthline.

Dijo que el resultado final para él, es que, con o sin factores de riesgo genéticos, «si alguien tiene sobrepeso y es altamente diabético y fumador, entonces es muy poco probable que pueda evitar la disfunción eréctil en algún momento, independientemente de su base genética».

No obstante, Shoskes calificó los hallazgos del estudio como «válidos y muy interesantes, y un punto de partida para nuevas investigaciones», específicamente en lo que respecta a las localizaciones genéticas identificadas.

Sin embargo, en cuanto a si esto podría conducir a nuevos tratamientos, fue cauteloso.

«Los genes son parte de mecanismos altamente complejos», dijo,«y no tenemos ni idea del efecto que tendría en esos genes».

Posibilidad de terapia génica

Goldstein, sin embargo, ve un camino potencial a las terapias genéticas.

La ubicación genética ligada a la disfunción eréctil que se encontró en el nuevo estudio era una ubicación en el cromosoma 6 cerca de un gen llamado SIM1.

Ese gen, señala el estudio, es parte del sistema de la melanocortina, que se ha relacionado con la regulación del peso y la función sexual.

Goldstein señaló que un medicamento llamado bremelanotida, actualmente en revisión en la Administración de Drogas y Alimentos (FDA), según se informa puede reducir la disfunción sexual en las mujeres al dirigirse y activar esas vías de la melanocortina.

Goldstein dijo que también se demostró que una versión del medicamento generico funciona en los hombres, aumentando el deseo sexual y la rigidez de la erección al dirigirse a la misma hormona.

La genética no es la única causa de la disfunción eréctil, advirtió. Pero, en los casos en los que sí parece ser un factor, existe la esperanza de que tratamientos futuros como éste puedan ayudar.

En conclusión

Los científicos pueden haber descubierto un factor de riesgo genético para la disfunción eréctil.

Los problemas fisiológicos y de estilo de vida como son la obesidad, el tabaquismo o los problemas cardiovasculares siguen siendo las principales razones por las que los hombres desarrollan la disfunción eréctil, pero la investigación parece demostrar que algunas personas también pueden tener más probabilidades de desarrollar la condición debido a la genética.

Aunque algunos médicos son escépticos, otros sugieren que la investigación podría abrir la posibilidad, para algunos pacientes, de un tratamiento futuro dirigido a genes específicos con el fin de reducir el riesgo hereditario de sufrir DE.

uhombre.com