Viagra Cialis Levitra Kamagra

Tenga cuidado con las estafas de la disfunción eréctil

Mejora tu vida sexual

«¡Mejora tu vida sexual!» Esa es una de las promesas más frecuentes que ofrecen los fabricantes de remedios herbales, suplementos nutricionales y hormonas. Pero, ¿Pueden realmente cumplir esa promesa? ¿O son en realidad estafas de la disfunción eréctil?

La realidad es que la mayoría de estos productos no han sido estudiados científicamente para la disfunción eréctil, y la FDA no regula su uso y dosificación. Además, las cuestiones sobre su seguridad también son motivo de preocupación, especialmente si usted toma cualquiera de ellos en grandes dosis, o durante semanas o meses.

Por ejemplo, una revisión de 2015 en The Journal of Sexual Medicine examinó la evidencia científica de algunos de los ingredientes más comunes en «nutracéuticos» de venta libre comercializados para la salud sexual masculina para determinar si estos productos son efectivos y seguros. Encontró poca o ninguna evidencia que apoye las afirmaciones comunes fraudulentas de salud sobre que pueden mejorar la disfunción eréctil u otros aspectos del rendimiento sexual.

Los investigadores también anotaron que algunos productos etiquetados como «naturales» en realidad contienen rastros de inhibidores de la PDE5, medicamentos de la misma clase que incluyen los fármacos recetados para la disfunción eréctil como la Viagra. El informe también citaba un estudio que encontró que el 81% de los productos probados de venta libre comprados en EE. UU. y Asia contenían inhibidores de la PDE5, lo que podría conducir a graves problemas de salud, como una caída de la presión arterial en hombres con enfermedad cardíaca avanzada o en aquellos que toman nitratos como la nitroglicerina.

Detección de posibles fraudes en el sector de la salud

He aquí un resumen de algunos de los ingredientes que se usan frecuentemente en los productos naturales más vendidos, y lo que los investigadores concluyeron en la revisión de 2015 sobre su efectividad y seguridad. Recuerde: nunca tome ningún suplemento de venta libre sin antes consultar a su médico.

  • DHEA. Las pruebas para apoyar un beneficio de esta hormona son débiles.
  • Fenogreco. Un estudio señalaba un beneficio en la mejora de la excitación sexual y el orgasmo, y otras investigaciones han demostrado que esta hierba es segura en general.
  • Ginkgo biloba. No existen datos convincentes que apoyen el uso de esta hierba en hombres con disfunción eréctil y se ha relacionado con efectos secundarios, como dolores de cabeza, convulsiones y hemorragias.
  • Ginseng. Esta hierba es el ingrediente más común en los suplementos para hombres más vendidos, pero no hay una evidencia clara que demuestre que funciona. Además, puede causar dolores de cabeza, malestar estomacal, estreñimiento, sarpullido e insomnio y puede reducir los niveles de azúcar en la sangre, por lo que los hombres con diabetes deben evitarla.
  • Hierba de cabra caliente. A pesar de su colorido nombre, no hay evidencia de que la hierba pueda mejorar la función sexual, aunque sí parece segura.
  • L-arginina. Este aminoácido tiene el potencial teórico de mejorar la función eréctil en algunos pacientes. Sin embargo, un estudio de los posibles beneficios de la L-arginina para tratar a los supervivientes de un ataque cardíaco se detuvo a mitad de camino cuando los datos iniciales mostraron seis muertes entre los voluntarios asignados a la L-arginina, en comparación con ninguno en el grupo de placebo. Los hombres-especialmente aquellos en riesgo de enfermedad cardíaca deben evitar estos suplementos.
  • Maca. En la investigación en animales, el uso de esta raíz se asoció con un aumento en el comportamiento sexual. Los efectos secundarios como un aumento leve de las enzimas hepáticas y la presión arterial son raros.
  • Tribulus. No hay evidencia de que esta hierba tenga algún beneficio en los humanos.
  • Yohimbina. Esta ha demostrado ser prometedora para mejorar la función sexual masculina en algunos estudios. Sin embargo, puede causar presión arterial alta (hipertensión), dolores de cabeza, agitación, insomnio y sudoración.
uhombre.com