Viagra Cialis Levitra Kamagra

La eficacia de la Viagra con pacientes psiquiátricos – análisis completo

eficacia de la ViagraLa eficacia de la Viagra ha sido examinada con el propósito de investigar el tratamiento de la disfunción sexual asociada a antidepresivos o AASD. Los investigadores controlaron a 90 hombres en un estudio prospectivo, aleatorio, de grupos paralelos, de doble ciego y de prueba de placebo-controlado, este se hizo según los criterios del DSM-IV para AASD y a aquellos en cuya depresión estaba en remisión y cuya dosis de antidepresivo había sido estable durante un período de tiempo mínimo de 6 semanas. El 88% del tratamiento antidepresivo estaba constituido de fluoxetina, citalopram, sertralina y paroxetina. La Viagra y el placebo fueron dados al azar a los pacientes en una dosis flexible a partir de 50mg y que podría aumentar a 100mg por un periodo de 6 semanas.

Los resultados fueron analizados usando el Clinical Global Impression Scale for Sexual Function (CGI-SF), el IIEF, el Massachusetts General Hospital-Sexual Functioning Questionnaire(MGH-SFQ) y el Arizona Sexual Experience Scale (ASEX). Las bases de las quejas sexuales de los pacientes no se limitaron mutuamente e incluyeron los problemas de excitación (> 87.8%), anorgasmia (21.2%), problemas de la libido (64,4%), de disfunción eréctil (86.7%), el retardo eyaculatorio (69.9%) y el 5,5% incluía varios otros problemas relacionados con la eyaculación y el orgasmo. En el análisis final, se incluyeron las observaciones de 89 de 90 sujetos y la última observación fue llevada adelante.

Eficacia de la Viagra

Por lo menos una dosis de la medicina objeto del estudio fue tomada por el 93% de los sujetos y un total del 85% acabó el protocolo entero de 6 semanas. Según la CGI-SF, el 54% de los hombres que tomaron Viagra mostró una buena o excelente mejoría en comparación con la mejora de sólo el 4,4% que se observó en los hombres que formaban parte del grupo de placebo (p<.001)). En la puntuación total del IIEF, las preguntas 3 y 4 y también en las áreas de la función orgásmica, las funciones relacionadas con la erección, la cópula y la satisfacción completa, la eficacia de la Viagra demostró ser mucho mayor que la del placebo. El único aspecto que no fue diferente en los dos grupos, en términos de estadísticas fue el deseo sexual.

Basado en la total ASEX (autoevaluacion) y el MGH-SFQ (evaluado por el médico), la eficacia de la Viagra probó ser muy superior en todas las áreas como la excitación, el deseo sexual, la capacidad de orgasmo, la función eréctil así como la satisfacción general. No hubo diferencias en el número de intentos sexuales en intervalos de 2 semanas para ambos los grupos. Este fue del 5.3 para el grupo de Viagra y del 4.5 para el grupo de placebo. En comparación con el placebo, los hombres que tomaban Viagra parece ser que tuvieron más efectos adversos (dolor de cabeza (40.5% vs 9.8%), palpitaciones (4.8% vs. 0%), rubor (16,7% vs 2.4%), insomnio (9.5% vs. 4.9%), disturbios visuales (11,9% vs. 4.9%), dispepsia (7% vs 0), congestión nasal (11,9% vs 2.4%) e inquietud, ansiedad (0% vs 19.5%). La conclusión extraída por los investigadores fue que los hombres con AASD demostraron una mejora en la función sexual y eréctil cuando tomaron Viagra y esta mejora es probable que aumente la cohesión de la terapia antidepresiva.

Investigación

En un estudio hecho para analizar si la respuesta al tratamiento de la disfunción eréctil se ve afectada debido a la depresión o no y si la depresión comórbida y los síntomas de la calidad de vida son afectados por el tratamiento de la disfunción eréctil, los investigadores inscribieron a hombres que fueron sometidos a tratamiento para la disfunción eréctil y que cumplían con los criterios de DSM-IV para el desorden depresivo no especificado (depresión, NOS). Todos los hombres que eran indicados para la inclusión, así como los criterios de exclusión se aceptaron en esta prueba de dosis flexible, de doble ciego, con placebo controlado y de 12 semanas de duración. Se les asignó al azar uno de los dos medicamentos, la Viagra 50 mg o igual cantidad de placebo.

Todos los sujetos fueron requeridos para completar los cuestionarios de auto informe y hubo un psiquiatra que les entrevistó al principio, luego en la octava semana así como en la doceava. Para analizar los resultados se utilizaron la Hamilton depressive scale (HAM-D), la Beck Depressive Inventory (BDI) la Clinical Global Impression(CGI) escala de mejora y the Life Satisfaction Checklist así como las preguntas globales, « ¿El tratamiento mejoró su erección? » y « ¿El tratamiento mejoró su capacidad para tener relaciones sexuales? ». Todos los hombres que tomaron un mínimo de una dosis de la medicina de estudio y que tenían una mínima evaluación de eficacia, se incluyeron en el intento de analizar el tratamiento.

Análisis y Resultados:

A 152 hombres se les asignó al azar (Viagra = 74, placebo = 78) y se les dio una dosis de la medicina objeto de estudio, 136 de ellos tuvieron un mínimo de eficacia en la evaluación post aleatoria y 125 hombres o el 82.2% del total del grupo terminaron el estudio (Viagra = 65, placebo = 60). Para el 79,2% de los hombres, la dosis final de Viagra fue de 100 mg y de 50 mg para el 19,4%. Sólo un hombre tomó 25 mg en comparación con el grupo placebo donde el 97.3% tomaban 100 mg. En la comparación entre la inicial y los resultados finales, se concluyó que la mejoría fue mucho mayor para el grupo de Viagra (en IIEF la puntuación total, las preguntas 3 y 4, deseo sexual, satisfacción de las relaciones sexuales, función orgásmica y la satisfacción general) en comparación con el grupo placebo (p<.001 para todas las cuestiones). Los hombres que tomaron Viagra demostraron en el 90.9% erecciones mejoradas en comparación con el 11,4% del grupo de placebo y la capacidad para tener relaciones sexuales fue del 89.4% mejor para el grupo de Viagra en comparación con el 14.3% para el grupo de placebo. Sólo se consideró que respondieron al tratamiento el 14.3% de los hombres que recibieron placebo comparado con el 73% que recibieron Viagra.

Conclusión

Hubo una asociación establecida entre la mejoría de los síntomas de la depresión y la mejoría en la función eréctil y esto independientemente de la asignación del tratamiento. Hubo una disminución en las puntuaciones medias de la HAM-D y BDI de la respuesta de los hombres al tratamiento, del 10.6 y del 10.7 respectivamente. Estas reducciones fueron definitivamente superiores a los de los hombres que no respondieron al tratamiento, el 2.3 y el 3.7 respectivamente (p<.001). Había una profunda correlación establecida entre los cambios en las preguntas del IIEF 3 y 4 y la puntuación de la función eréctil y los cambios en la puntuación HAM-D para todos los hombres. Un alto porcentaje de los hombres que se consideraba respondían al tratamiento en comparación con los que no lo hacían fueron capaces de cumplir con los criterios de respuesta para la depresión en este porcentaje medido por el HAM-D, 75.9% vs 14.1% (p<.001), así como CGI, 82.8% vs 7.7%. La vida en su conjunto se tomaba en cuenta en la mejora de la calidad de vida, y se observó que aquellos que respondían al tratamiento mostraban una mejor vida sexual, contactos sociales, relación de pareja, situación de ocio, situación financiera y situación profesional. El porcentaje de efectos adversos en el grupo de la Viagra fue del 47.3 y del 12,8 en el grupo placebo. Una conclusión fue que la disfunción eréctil en los hombres con enfermedad depresiva de leve a moderada podría ser tratada más eficientemente con la Viagra. También se estableció una asociación entre la mejoría de la disfunción eréctil y la depresión y la mejora de la calidad de vida.