Viagra Cialis Levitra Kamagra

La enfermedad de La Peyronie

La enfermedad de La Peyronie es el torcimiento del pene, que se desarrolla a causa de la induración del pene y crecimiento del tejido fibroso, lo que hace la erección dolorosa. Dicho estado diagnostican entre 0,3-1% de los hombres en la edad de los de 40 hasta de los de 60 años. Con esto, las investigaciones médicas confirman que a la enfermedad llevan las placas en la túnica albuguínea de los cuerpos cavernosos y las induraciones benignas por la parte trasera del pene, de la uretra y por los lados del pene.

Las causas del desarrollo de la enfermedad de la Peyronie

Las primeras referencias sobre tal estado como la enfermedad de la Peyronie se destacan en el año 1561, pero la enfermedad fue descrita mucho más tarde por el cirujano francés Francois de La Peyronie. La patogenia de la enfermedad no está estudiada completamente hasta hoy día. De las teorías de la patogenia de la enfermedad de La Peyronie, de las que dispone la andrología contemporanea, la más popular es la teoría, en la que como causa principal nombran a los microtraumas de la túnica albuguínea con el desarrollo de las hematomas, que llevan a los cambios fibrosos del tejido de los cuerpos cavernosos.

Con eso, la parte mayor de los microtraumas, que llevan al desarrollo de la enfermedad de La Peyronie, aparecen como consecuencia del contacto sexual. Pero no todos los torcimientos del pene son adquiridos. En ciertos casos la enfermedad de La Peyronie puede ser un estado innato. La causa de la enfermedad de La Peyronie innata es la hipoplasia de la túnica albuguínea o la corta uretra. En el caso de la patología innata la presencia de las placas no se observa y el torcimiento del pene ocurre por la presencia de las trabas inguinales en los cuerpos cavernosos. Al mismo tiempo, los torcimientos insignificantes no se consideran como una patología y no requieren el tratamiento. El 2-3% de los hombres padecen de la enfermedad de La Peyronie innata de diferente nivel de gravedad.

Los síntomas de la enfermedad de La Peyronie

Los síntomas principales de la enfermedad de La Peyronie son la erección dolorosa, la disminución de la rigurosidad y el torcimiento del pene y la presencia de la placa palpable en los cuerpos cavernosos del pene. La primera fase activa de la enfermedad dura de medio año hasta un año y medio, si las enduraciones en el cuerpo del pene no han desaparecido por sí mismos, se prescribe el tratamiento conservador. Cuanto antes se determina el torcimiento del pene, es más eficaz la terapia conservadora. El tratamiento quirúrgico se prescribe en el caso de tener los dolores agudos y en los casos graves de la enfermedad de La Peyronie, que transcurre con los torcimientos significantes del pene. Si la terapia conservadora no trae los resultados, también se recurren al tratamiento quirúrgico, que se hace más popular por la eficiencia alta.

El examen médico a través de palpación da al andrólogo la posibilidad de determinar el sitio donde se encuentra la placa y el grado de torcedura. También es importante durante el examen médico y el interrogatorio determinar la causa de la torcedura del pene. El grado de la torcedura del pene se puede apreciar según la foto, que puede ser hecha por el mismo paciente durante la erección. El examen ultrasonoro es de alto contenido informativo ya en las primeras fases del desarrollo de la enfermedad de La Peyronie.

El tratamiento de la enfermedad de la Peyronie

El tratamiento conservador consiste en la introducción en el pede de los medicamentos antinflogísticos y de los medicamentos que impiden la formación del tejido fibroso. El efecto positivo demuestran los tratamientos fisioterapéuticos, la radioterapia, la terapia con láser con el láser gelio-neonico. Adentro se toma el complejo de las vitaminas A y E, los medicamentos de la colchisina y de potaba, el tamoxifeno y el aminobemzoico sódico. El tratamiento quirúrgico es más eficaz, ya que permite simultáneamente corregir el torcimiento y eliminar los nudos indurados. La metodología de la intervención quirúrgica se determina en cada caso de la enfermedad de la Peyronie individualmente. Así, si el torcimiento del pene es menos de los 45 grados y su longitud es suficiente, entonces la aplicación, cuando la corrección del defecto se efectua por la cuenta de la aplicación de las arrugas en la parte opuesta, es más preferible. El tejido se estrecha con el material inabsorbente sutural, el pene pierde un poco de largura, pero la posibilidad de las complicaciones es mínima.

Si la longitud del pene es suficiente y el torcimiento es más de 45 grados, la túnica albuguínea inciden en forma de las elipses y en la parte puesta al torcimiento realizan el estrechamiento con el material inabsorbente sutural. Si la longitud del pene es insuficiente o en el caso del rechazo por el paciente de las metodologías mencionadas anteriormente acuden a la disección o inciden la placa con la aplicación posterior de plástica. El defecto de la túnica albuguínea eliminan con la yuda de la túnica vaginal del testículo, con el trozo cutáneo o con los materiales sintéticos.

Si la enfermedad de La Peyronie transcurre con las disfunciones eréctiles, entonces la solución óptima es la prótesis del pene o la implantación del pene. Esto permite eliminar los problemas con la erección y corregir el torcimiento del pene.

La profiláctica del torcimiento del pene consiste en la elección razonable de las posturas durante el sexo, el rechazo del contacto sexual siendo borracho o el estado de éxtasis, ya que la mayoría de los traumas del pene ocurren durante el contacto sexual.